Meditación - Aprender a estar contigo

17.10.2013


Bosteza varias veces, desperézate, haz muecas con la cara, emite sonidos extraños exagerándolos.

Ahora cierra la boca completamente, pega tu lengua al paladar y permanece en silencio.

No fuerces el silencio.

El silencio debe descender sobre tí. Cae sobre tí, te envuelve. Como envuelve la noche.Tú solo creas la posibilidad para que ocurra, la receptividad ocurre. 

Llegarán pensamientos... obsérvalos pasivamente, no activamente. Como cuando te sientas a orillas de un rio y el rio pasa por tu lado y tu simplemente observas. No hay ansiedad, no hay urgencia. Nadie te está obligando.

No esperes nada. Puedes sentir que eres como un bambú hueco... como una flauta y la música es la quietud. 

Y es entonces cuando te conviertes en el río, en los árboles y pasas a ser parte de un todo, un todo de verdad.